fbpx

9 consejos para comer sano y rico en un restaurante

comer sano y rico en un restaurante

Si quieres cuidar tu salud sin lugar a dudas debes comer saludablemente: evitar el azúcar, abstenerte de frituras, ingerir suficientes vegetales…

Aunque seguir una dieta no es sencillo, cocinar los alimentos por tu cuenta puede hacerte las cosas más sencillas. Pero, ¿qué hacer en caso de que debas cenar fuera de casa? ¿cómo comer sano  y rico en un restaurante?

Desde Greenuso te traemos una lista de 9 consejos que te ayudarán a comer saludable cuando visites algún establecimiento de comida. Si quieres cuidarte y seguir disfrutando de salir a comer con tus amigos quédate con nosotros y presta mucha atención. ¡Vamos allá!

Comer sano y rico en un restaurante ¿Es posible?

Comer fuera de casa constantemente es un hábito que se asocia con el sobrepeso. Si estás a dieta y quieres bajar o mantener tu peso, definitivamente no es lo más recomendable para ti cenar frecuentemente en la calle.

Aunque, es preferible una alimentación hogareña ¿cómo hacer cuando nos inviten a un restaurante? ¿Y qué de aquellos que necesiten alimentarse afuera por su ritmo de trabajo? ¿Existe solución?

Sí la hay. Afortunadamente, existen algunas medidas que puedes tomar para comer sano en un restaurante. Básicamente, debes prestar atención a los alimentos que comes y en qué proporciones los ingieres.

9 consejos para comer sano en un restaurante

Cuando se trata de comer sano en un restaurante los siguientes 9 consejos son de gran ayuda:

1. Elige adecuadamente el restaurante

Antes de salir a comer deberías elegir bien el restaurante al que irás tomando en cuenta el tipo de alimentación que ofrece. Te vendría bien optar por establecimientos que encajen con las siguientes categorías:

  • Asador: en estos establecimientos podrás consumir carnes a la parrilla lo que es mucho más saludable que ingerirlas fritas.
  • Comida japonesa: ofrecen un menú bajo en grasa ya que se compone principalmente de pescado crudo y granos.
  • Vegetariano: estos restaurantes basan sus platillos en verduras y leguminosas, ideal si quieres comer sano.
  • Orgánico: algunos estudios aseguran que este tipo de alimentación es más saludable que la convencional.

Sin embargo ¡no te confíes! No todo lo que ofrecen estos establecimientos es sano. De hecho, si puedes revisar el menú desde tu casa en el sitio web del restaurante sería excelente. Así podrás asegurarte de que tienen opciones saludables y hacer tu elección de antemano sin sentirte presionado por el mesero o tus compañeros.

>  Aerotermia: en qué consiste y cómo funciona esta energía

2. Come algo saludable antes de salir de casa

No es recomendable que llegues al restaurante con el estómago completamente vacío. En tal caso solo querrás satisfacer el hambre apremiante que tendrás y probablemente no pensarás mucho tu elección.

En este sentido, consumir un alimento saludable antes de salir de casa puede ayudarte a controlarte y no comer demasiado en el restaurante. Puedes optar por una fruta, un yogur desnatado, frutos secos, gelatina light o café. Claro, recuerda dejar un espacio para lo que ingerimos en el establecimiento.

3. Lo más saludable que puedes beber es agua

El agua es la bebida más saludable por la que puedes optar para acompañar tu comida en el restaurante. Puedes pedirla natural, con un toque de limón o incluso con gas para sentir ese burbujeo en tu boca.

comer sano y rico en un restaurante

Claro, también existen otras bebidas saludables como un zumo de frutas natural, una limonada o un té frío. Pero procura que lo que bebas contenga poca o nada de azúcar, de lo contrario consumimos demasiadas calorías.

Por otra parte, te sugerimos que evites el consumo de alcohol cuanto puedas. Sí tienes permitido ingerir una copa de vino tinto o una caña de cerveza esporádicamente. Solo trata de que no sea algo frecuente.

4. Elige un plato saludable

Si no tuviste oportunidad de leer la carta vía online antes de llegar al restaurante, léela detenidamente y con calma para elegir tu pedido.

comer sano y rico en un restaurante

Debes abstenerte de alimentos fritos, capeados o empanizados por su alto contenido calórico. Los métodos de cocción preferibles son: al vapor, papillote, hervidos, asados y plancha. Estos disminuyen la cantidad de grasa utilizada durante la cocción.

Lo recomendable es que optes por un único plato constituido mayormente por verduras y hortalizas. Claro, también debes incluir una fuente de proteína como una pieza de pescado, pollo, ternera o legumbres. Y en cuanto a carbohidratos puedes optar por una porción apropiada de arroz, pasta o pan.

5. Modifica el plato de ser necesario

Si definitivamente no encuentras una opción muy saludable en el menú puedes solicitar algunos cambios en tu plato de interés. En la mayoría de restaurantes esto es posible porque satisfacer las necesidades de los clientes es una prioridad.

>  Materiales compostables ¿Qué son?

Por eso, puedes cambiar algunos acompañamientos o guarniciones como las papas fritas por otros más saludables disponibles. También, podrías solicitar una porción reducida del plato principal y que este contenga un porcentaje elevado de verduras.

6. En cuanto a las salsas y aderezos

Si quieres evitar las calorías es preferible que te abstengas de salsas blancas y aderezos dulces. Lo mejor es que optes por preparaciones a base de ajo, perejil, aceite de oliva, salsa de soja, entre otras.

Te recomendamos pedir las salsas o aderezos en un recipiente aparte y no directamente sobre los alimentos. No los viertas sobre el plato, mejor sumerge el tenedor en ellos antes de tomar un bocado. Así consumirás poco de estas sustancias, y por tanto, menos calorías.

7. ¿Y el postre qué?

Si te apetece un postre saludable puedes optar por una macedonia de frutas, yogurt desnatado, café o alguna infusión. Una simple manzana, pera o cualquier fruto también es una excelente opción para cerrar esa comida con un agradable sabor en la boca.

Ahora bien, puede que no resistas la tentación y decidas comerte un brownie, helado, tarta u otro postre similar. En tal caso, al menos deberías compartirlo con alguien más para reducir tu ingesta de calorías.

8. Come lentamente

Esto es recomendable porque nuestro cuerpo se tarda un tiempo en avisarnos que está saciado. Ingerir poco a poco tus alimentos te ayudará a prestar atención a tu estómago y comer solo lo necesario.

Si al final te queda algo de comida en el plato siempre puedes pedirla para llevar o dársela a un acompañante que la quiera. Recuerda que no debes comer si no quieres más.

9. Sé constante

La constancia es sumamente importante si quieres alimentarte saludablemente. Sin embargo, si algún día te sales de tu dieta no te desanimes. ¡Vuelve a la senda y sigue adelante con tu programa alimenticio!

Finalmente, desde Greenuso esperamos que puedas aplicar estos 9 consejos para comer sano en un restaurante. Si quieres puedes empezar solo aplicando algunos de ellos, la idea no es que te sientas abrumado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *