fbpx

Descubre los mejores remedios caseros para los mosquitos

Descubre los mejores remedios caseros para los mosquitos

El verano es sinónimo de diversión, playa, montaña, vacaciones, descanso y búsqueda de los mejores remedios caseros para los mosquitos.

Sí, todos lo hemos vivido. Llegamos a ese trozo de paraíso en la tierra, queremos disfrutar a lo máximo y nos encontramos con ese pequeño gran acompañante: ¡los mosquitos!

Los mosquitos o zancudos son, además de molestos y voladores intrépidos, un agente de transmisión de enfermedades.

Si estás aquí es porque las picadas de los mosquitos te llevan mal y, además, comienzan a significar una inversión que también te enloquece.

Entonces, estás en el sitio correcto, quédate y aprende los remedios caseros para los mosquitos, ideales para evitar el zumbido desagradable de su vuelo en todas las actividades que realizas en tus actividades.

Clásicos remedios caseros para que no te piquen los mosquitos

Clásicos remedios caseros para que no te piquen los mosquitos

A continuación encontrarás los mejores remedios caseros para que no te piquen los mosquitos, fáciles de hacer y con materiales que tienes en casa o puedes comprar con facilidad.

Limón más clavos

Los mosquitos y zancudos tienen la capacidad de oler. Algunos olores, aunque parezca muy extraño, pueden ser un verdadero repelente para ellos.

Por ejemplo, la combinación del limón y los clavos pueden alejarlos volando.

Solo debes verter el zumo de medio limón en un pequeño envase, le agregas algunos clavitos (de esos que utilizas en tu cocina, no clavos de acero) y obtendrás un brebaje idean para evitar que te piquen los mosquitos.

Coloca el envase cerca de tu cama o zona de dormir y alejarás a los mosquitos de tu espacio de descanso.

Aromas con velas, aceites e inciensos

Como te comentamos, los mosquitos son sensibles a algunos tipos de olores, por eso, utilizar velar, aceite e inciensos son un arma ideal para alejarlos.

Veamos algunos de los repelentes naturales que puedes realizar fácil y rápido, lo cuales -además de alejar a los indeseados voladores- dejarán un exquisito olor en el ambiente.

Aceite de eucalipto

Toma varias hojas de eucalipto y déjalas cocer -con poca agua- en una pequeña olla. Cuando hierva, la apagas.

Deja que enfríe y tendrás una rica esencia de eucalipto hecho por ti.

Esa esencia la debes agregar en tu crema hidratante, en el champú o incluso la puedes rociar en tu ropa. De esta forma, ningún mosquito se acercará a ti, pues le “apestarás” a eucalipto.

Aceite de citronela

La citronela es un gran repelente de mosquitos. En las tiendas donde venden artículos para el camping, las puedes encontrar en diferentes presentaciones.

Una de las más efectivas es el aceite de citronela.

Con solo colocar unas gotas de aceite en un difusor y listo, tendrás todo el espacio con un divino olor a citronela, que enviará a los mosquitos a volar a otro lugar.

Aceite de hierba de gato

El aceite de hierba de gato lo encuentras en herbolarios, también en algunas farmacias.

Una gotas de este aceite en un difusor eléctrico o que funcione con velas, generará un agradable aroma que tiene, según la Universidad de Iowa, hasta diez veces más poder que lo repelentes químicos que se utilizan con frecuencia.

Estarías eliminando la molesta plaga sin hacer daño al medio ambiente.

Sembrar albahaca

La albahaca, además de elevar el sabor de tus recetas -sobre todo cuando son italianas- es un repelente natural de gran eficacia contra los mosquitos.

¿Cómo la puedes utilizar?

Pues siembre un poco de albahaca y tendrás un ingrediente fresco para tus comidas, mientras alejas los mosquitos de tu vivienda o zona de descanso.

El infaltable vinagre

El vinagre es uno de los ingredientes naturales que más beneficios nos ofrece para nuestro día a día.

Ante la necesidad de repeles mosquitos, el vinagre también tiene que aportar.

Puedes mezclar un cuarto de taza de aceite en una taza de agua y colocarlo, en un envase, cerca de las ventanas. El olor evitará que los mosquitos ingresen a tu vivienda.

Otra opción, más discreta, es colocarlo en un aspersor y unas dos veces al día, esparces la mezcla por el marco de la ventana. Tendrás un efecto inmediato.

Manzanilla

Si estás buscando un repelente natural para colocártelo directo en la piel, la manzanillas es -sin dudas- una opción con grandes resultados.

Hierve unos 250 gramos de manzanilla y coloca la infusión resultante en un envase con spray.

Cada dos horas, atomiza un poco de la solución por tu piel y extiéndela.

El olor te dejará un aroma agradable, pero irresistible para los mosquitos, preferirán irse a picar a otra persona.

Repelentes caseros

Los repelentes que compras en un automercado, farmacia o cualquier otra tienda, son químicos que generan efectos secundarios tras su uso.

Por ejemplo, los que se atomizan pueden envenenar tus plantas, mascotas y crean gases causantes del efecto invernadero.

Pero no te preocupes, hay formas de tener tu propio repelente casero, que evitará que te evitarán visitas indeseables de mosquitos, sin hacer daño al medio ambiente.

Repelente de menta y clavo

La menta tiene un aroma agradable, tanto que es el aroma favorito para las empresas que comercializan productos de higiene bucal y gomas de mascar.

Pero ¿Qué pasa si unes menta con clavos? Resultado: un potente repelente de mosquitos 100% natural.

Entonces, sin esperar más, mezcla unas 20 gotas de aceite de menta con 10 gotas de esencia de claro, 5 gotas de alguna esencia de cítricos y listo.

La idea es que lo unas con tu crema hidratante y tendrás un repelente de aroma agradable.

Repelente de almendras

El aceite de almendras es otro aroma que los mosquitos detestan.

En cualquier farmacia o herbolario podrás encontrar aceite de almendras.

En 100 mililitros de esta esencia, agrega 20 gotas de esencia de albahaca y otras 20 de geranio.

Tendrás un excelente hidratante para tu piel que -a su vez- será un potente repelente de mosquitos.

Hazlo, luce tu piel y aleja a los mosquitos.

Ajo en spray

El ajo es otro alimento que aporta mucho a nuestra vidas, desde su potente poder antibiótico hasta la protección -en casos extremos- contra las mordeduras de vampiros.

Bien, contra los mosquitos también te puede ayudar el ajo.

Aunque su aroma no es tan agradable como los casos anteriores, la recomendación es pelar una cabeza de ajo y colocar unos dientes en un bol con agua.

Déjalo macerar por unas 12 horas. El agua resultante lo colocas en una botella con atomizador.

Rocía toda tu casa, en especial las zonas de entradas, con esa agua y los mosquitos se espantarán con el aroma. No te preocupes, el olor será imperceptible para ti, es decir, no tengas una casa olorosa a ajo.

¿Te picaron? Aquí tienes remedios caseros para picaduras de mosquitos

Aquí tienes remedios caseros para picaduras de mosquitos

A pesar de la efectividad de todos los remedios caseros para los mosquitos, existe una posibilidad de que te piquen, en esos casos, el escozor resultante puede ser muy molesto y puedes calmarla.

Lo primero que se recomienda es lavarse la zona con agua y jabón. Luego, conviene evitarse rascarse, de ese modo evitas la liberación de histamina, lo que agravará la lesión.

Para disminuir los síntomas causados por la picadura de los mosquitos, te recomendamos los siguientes remedios caseros:

  • Uno de los remedios más efectivos contra la picadura de mosquitos es el té verde. Coloca una bolsita de té húmeda, utilizada previamente, sobre la picadura y los síntomas calmarán.
  • Otra opción es aplicar gel de aloe vera. En breve, cesará la picazón.
  • Si no tienes té o aloe vera disponible, puedes colocar una rodaja de pepino en la zona de la picadura. Tu piel se refrescará y el dolor que te dejó el mosquito desaparecerá.
  • En caso de que desees algo más sencillo puedes utilizar hielo. Aplicado en la zona de la picadura, te ayudará a calmar el escozor.

¿Por qué me pican los mosquitos?

¿Por qué me pican los mosquitos?

Los mosquitos tienen un olfato de primera, pero no una buena vista.

Entonces, para guiarse utilizan su olfato y ahí es donde perdemos la batalla.

El dióxido de carbono, que liberamos al respirar, marca un camino -invisible, pero eficaz- para el que mosquito sepa dónde nos encontramos, aún cuando estemos en un espacio en total penumbra.

La cantidad de dióxido de carbono varía de persona a persona. Depende de factores como: la alimentación, la salud, niveles de sudoración, entre otros.

Por esa razón, algunas personas sufren más las picaduras de mosquitos que otros. No tiene nada que ver con la sangre, como dicen, más bien con la cantidad de dióxido de carbono que emites al respirar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *