fbpx

Fruta deshidratada: ¿por qué debes comerlas?

Fruta deshidratada: ¿Por qué debes comerlas?

En torno a la fruta deshidratada se cuentan muchos mitos y leyendas, la mayoría ocasionados por el total desconocimiento que tenemos sobre este tipo de alimentos y la técnica que se utiliza para obtenerlos.

La fruta deshidratada no es más que fruta que, a través de un tratamiento especial, se le extrae el agua que contiene.

Luego del proceso de secado, la fruta además de perder el agua se vuelve más dulce y con una textura diferente a la habitual, pero ¿sigue siendo un alimento saludable?

En este post intentaremos despejar todas las dudas acerca de las frutas deshidratadas, sus beneficios y cómo incorporar este tipo de alimentos en tu dieta diaria.

Paso a paso para hacer fruta deshidratada en casa

Paso a paso para hacer fruta deshidratada en casa

La deshidratación de las fruta es un proceso que nació en Mesopotamia. En aquellos días se utilizaba como una forma de conservar la fruta, y aplicando este método consiguieron la forma de alargar la vida de sus frutas favoritas.

Para hacer la fruta deshidratada en casa, primero dirígete a la frutaría de tu confianza y compra la fruta que vas a trabajar. Por lo general, las más comunes son fresas, manzanas, uvas, melocotones, melocotones, plátanos y naranjas.

Sin embargo, eso no quiere decir que te debas limitar a esas frutas, también hay secado de coco, mango, kiwi, pera, piña, es decir, cualquier fruta se puede someter a este proceso.

Lávalas muy bien y córtalas en rodajas, de esta forma, será más sencillo el proceso de secado. No es necesario que le retires la cáscara.

Luego de terminar de cortar las frutas y tenerlas todas listas para el secado, tienes varias opciones para cumplir con el siguiente paso:

Secado al sol

Esta es la forma tradicional de realizar el secado de las frutas.

Es ideal para las personas que viven en climas calientes y secos, la temperatura debe rondar los 40º centígrados.

Coloca las rodajas de frutas en bandejas y déjalas expuestas al sol. Por la noche, las guardas para evitar que el rocío las rehidrate. Al día siguiente, les das la vuelta y vuelves a colocar al sol.

Repite el proceso hasta que consigas el resultado deseado y la fruta se haya deshidratado como esperabas.

Existen deshidratadores caseros que sirven para colocar al fruta al sol, aprovechan mejor el calor generado y además protegen la fruta durante todo el proceso de secado.

Secado al horno

Aunque esta forma de preparar fruta deshidratada incluye la utilización del horno, por lo que es menos ecológica que la anterior, es una opción aplicable para quienes no vivan en clima cálido.

Para obtener fruta deshidratada al horno, enciéndelo a unos 60º centígrados y espera unos minutos a que se caliente.

Abre la puerta del horno y coloca en su interior la bandeja de rodajas de fruta. No cierres la puerta por completo, de modo se la humedad de la fruta de libere con rapidez.

Cada 10 minutos, voltea las rodajas de fruta para un secado parejo.

¿Cómo sabes cuando está lista?

Cada uno tiene sus gustos y formas de comer, las frutas deshidratadas no son la excepción a esta regla.

Sin embargo, para que sepas cómo deben quedar sólo bastará que tomes una de las rodajas, verifiques que esté seca, pero aún puedan doblarse sin quebrarse. Ese es su punto justo.

Ahora, como te dijimos, cada uno tiene su preferencia.

Beneficios de la fruta deshidratada

Beneficios de la fruta deshidratada

Cuando se habla de fruta deshidrata muchas personas la desestiman, piensan que por su aspecto no es un alimento saludable y eso está muy lejos de la realidad.

Para derrumbar esos mitos, te mencionamos los beneficios más destacados del consumo de fruta deshidratada de forma habitual.

Excelente fuente de energía

El consumo en grandes raciones, de hasta 50 gramos de fruta deshidratada, aporta energía vital para nuestro funcionamiento habitual.

Por esta razón, se aconseja su consumos a personas que realizan actividades físicas, mujeres en periodo de lactancia o embarazo, niños y jóvenes estudiantes.

Además, por no significar una alteración significativa en la cantidad de calorías que debemos consumir a diario, se recomienda ingerirlas durante regímenes de dieta para adelgazar.

Multivitamínico natural

Durante el proceso de deshidratación de la fruta, los micronutrientes elevan su concentración hasta 5 veces más con respecto a la fruta fresca.

Esto quiere decir que el consumo habitual de fruta deshidratada te dará, de forma sencilla y natural, los micronutrientes que necesitas, sobre todo cuando practicas deportes de larga distancia como los maratones.

Los micronutrientes que se encuentran con regularidad en las frutas deshidratadas son: potasio, magnesio, hierro, calcio, magnesio y vitaminas del complejo B, K, A y E, entre otros.

Magnífico para combatir la ansiedad

Se conoce que la fruta deshidratada tiene la capacidad de producirnos sensación de saciedad, por eso es ideal para consumirla durante dietas de adelgazamiento y cuando sufras ataques de ansiedad.

Para ayudarte en ambos casos, es ideal comer fruta deshidratada entre comidas, como snack o merienda, es un tentempié perfecto que no te generará ningún aumento de peso o interferirá con tu dieta.

Con unos pocos gramos de fruta deshidratada saciarás el hambre y no agregarás calorías innecesarias a tu cuerpo.

Tratamiento ideal para la anemia

La anemia es tener bajo nivel de hierro en sangre. Las personas que sufres de anemia encuentran en las frutas deshidratadas un excelente aliado.

Se estima que en 100 g de albaricoque deshidratado hay unos 7 g de hierro, una cifra nada despreciable para quienes sufren de anemia y desean elevar sus niveles de hierro.

Laxante natural

En promedio, se cree que 100 g de fruta deshidratadas aportan 12 g de fibra a tu organismo.

Por esta razón, el consumo de fruta deshidratada tiene un efecto laxante que te permitirá, de forma natural, regular el funcionamiento de tu intestino.

Las mejores opciones, si sufres de estreñimiento, son los dátiles y las ciruelas.

Mejor antioxidante

Los antioxidantes previenen las enfermedades cardiovasculares, además mejoran la eliminación de líquidos y sodio, pues promueve la diuresis o secreción de orina.

Las frutas deshidratadas son una gran fuente de antioxidantes por su alta concentración en vegetales antioxidantes como los polifenoles y carotenoides.

Correctos para diabéticos

A pesar de lo que se cree, las frutas deshidratadas sí pueden ser consumidas por personas diabéticas.

Son alimentos dulces, pero los azúcares que contienen son simples, por esta razón no promueven un crecimiento de los niveles de azúcar en sangre.

Aunque lo recomendable es que se consuman bajo vigilancia médica, por su condición, se sabe que las frutas deshidratadas son aptas para el consumos de personas diabéticas.

Recetas con fruta deshidratada

Recetas con fruta deshidratada

Lo común es consumir la fruta deshidratada como un snack o merienda.

Sin embargo, tenemos la opción de preparar un buen número de recetas donde la fruta deshidratada es el ingrediente estrella.

A continuación, te dejamos algunas ideas para incorporar de forma diferente el consumo de este delicioso alimento a tu dieta diaria.

Entradas con fruta deshidratada

Las frutas deshidratadas tienen un sabor dulce muy característico, ese sabor combina a la perfección con los quesos fuertes, como el queso roquefort o de cabra.

Unta un trozo de pan con el queso fuerte de tu preferencia y coloca un pequeño trozo de fruta deshidratada sobre le queso. Le darás una explosión de sabor a tus invitados.

Fruta deshidratada en el relleno

Los rellenos de pasteles de hojaldre o masas que van al horno pueden tomar otro rumbo cuando se le agrega una pequeña cantidad de fruta deshidratada.

Por ejemplo, cuando hacemos pasteles de hojaldre con relleno de manzana caramelizada, le puedes agregar unas uvas pasas. También se rellenan tartas con ciruelas pasas.

Ten por seguro que obtendrás un postre que gustará a todos tus familiares o invitados a una rica cena.

Pero no se tienes que quedar en el terreno de las preparaciones dulces.

También puedes aderezar el relleno del pollo o pavo que estás preparando al horno. Sin duda, le dará un toque dulce a cualquiera de tus preparaciones.

Dale otro nivel a esa pasta

Esto proviene de la cocina italiana.

Cuando cocinas pasta, le añades un poco de aceite de oliva de la mejor calidad que te puedas permitir, ajo y queso parmesano.

Ahora, si le agregas unas cuantas uvas o ciruelas pasas, tendrás una verdadera delicia.

Salsas explosivas

Cuando prepares tus salsas para un lomo de cerdo al horno o un lomito de res, puedes darle un toque más gourmet agregando algunas fritas deshidratadas.

Por ejemplo, el higo y las uvas pasas son excelentes opciones para darle ese toque a tus preparaciones, ya que aportan sabor pero no son invasivas.

Sin miedo, en tu próxima salsa, agrega unos toques dulces y sorprende a todos tus invitados con tus habilidades en la cocina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *