fbpx
Truco definitivo para plantar una piña sin semilla

Truco definitivo para plantar una piña sin semilla

¿Quieres plantar una piña en casa, pero no sabes por dónde comenzar? ¡No te preocupes! Desde Greenuso te queremos enseñar un truco definitivo para plantar una piña sin semilla para que cultives este rico fruto en casa.

Así que, presta atención y no te pierdas ninguno de los detalles que te develaremos a continuación. ¡empecemos!

¿Cuáles son los beneficios de la piña?

La piña es un fruto tropical utilizado en bebidas, ensaladas y hasta en la decoración de postres y cocteles. Además, consumirla con frecuencia aporta grande beneficio a la salud gracias a sus propiedades diuréticas y desintoxicantes.

Por esto, es muy recomendada en dieta y para combatir la hipertensión y el colesterol. También, es rica en fibras y vitamina C, ácido fólico, sodio, calcio, potasio, hierro y otros.

Cómo plantar una piña sin semilla paso a paso

Para saber cómo hacer crecer una planta de piña sin semilla, desde Greenuso te traemos un práctico paso a paso para que lo lleves a cabo y obtengas buenos resultados.

plantar una piña sin semilla

Materiales

Debes tener a la mano una piña que no esté demasiado madura ni muy verde. El grado de madurez del fruto es importante para asegurar la germinación de la nueva planta.

También, tener un recipiente con agua donde germinará la planta, un cuchillo filoso y una maceta con tierra abonada.

Procedimiento

A continuación, te diremos los pasos que debes seguir para plantar una piña sin semilla:

  1. Desprende la corona de la piña. Debes prestar mucha atención al retirar la corona de la piña, ya que desde ella brotarán las raíces de la nueva planta. Utiliza un cuchillo para cortar la corona, pero no por el sitio donde se une al fruto. Procura realizar el corte dos centímetros más abajo.
  2. Limpia la base. Una vez separada la corona, corta todos los bordes de la piña con el cuchillo hasta que quede solo la parte del centro. También, es recomendable retirar dos o tres líneas de las hojas de la corona. Aquellas hojas que están en el borde inferior de la corona y no a las del parte central.
  3. Prepara el recipiente. Llena un recipiente con agua donde germinarás la piña. Te recomendamos que sea un envase transparente. No solo para observar el crecimiento de las raíces, sino para agregar más agua a medida que merme y cambiarla si observamos la generación de hongos.
  4. Introduce la piña. Mete la piña en el recipiente de agua asegurándote que la base quede sumergida en el líquido. Luego, debes colocarla en un sitio donde le dé la luz solar, puede ser cerca una ventana.
  5. Espera a comience la germinación. Ahora solo resta tener paciencia y esperar el tiempo necesario para que se complete el periodo de germinación de la piña. Con el paso de los días observarás que las hojas de la corona comienzan a secarse, pero las del centro nacerán nuevos brotes de hojas. Mientras que, en la parte sumergida en el agua comenzarán a brotar y crecer pequeñas raíces.
  6. Siembra tu planta de piña. Cuando haya transcurrido aproximadamente un mes ya las raíces estarán lo suficientemente desarrolladas y listas para el sembrado.
  7. Llena una maceta de tierra abonada y siembra tu planta. Asegúrate de regarla con el agua necesaria, sin excesos, para que no desarrolle hongos que puedan dañar su desarrollo. Y ¡listo! prepárate para disfrutar una deliciosa piña cosechada por tus propias manos.
>  Propiedades, usos y beneficios de la glicerina vegetal

Ahora, te invitamos a poner en práctica este truco definitivo para plantar una piña sin semilla. Así, en lugar de tirar la corona a la basura la aprovecharas para generar una nueva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestras Newsletters