fbpx
Envase biodegradable o compostable: ¿en qué se diferencian?

Envase biodegradable o compostable: ¿en qué se diferencian?

En la actualidad, las palabras biodegradable o compostables se han hecho muy comunes en el vocabulario de los profesionales hosteleros. Especialmente, para aquellos que desean asumir prácticas más amigables con el medioambiente desde las operaciones de sus negocios. Sin embargo, son pocos los que realmente saben las diferencias y el alcance de dichos conceptos.

Por ello, desde Greenuso queremos explicarte las especificaciones de estos materiales orgánicos y cómo influyen en el impacto de tus operaciones.

De esta manera, tendrás el conocimiento necesario para mejorar tus servicios y tomar decisiones más sostenibles. ¿Quieres saber más al respecto?

¿Biodegradable o compostable? Diferencias entre ambos materiales

Para entender las diferencias entre estos elementos debes considerar los siguientes aspectos:

  • Los materiales compostables son aquellos que se pueden biodegradar en condiciones físicas que no se encuentran en la naturaleza. Estos procesos son generados por los seres humanos y requieren niveles de humedad, oxígeno y temperaturas elevadas.
  • Por el contrario, los materiales biodegradables se descomponen en la naturaleza sin necesidad de factores humanos. En él intervienen procesos biológicos donde participan organismos como las bacterias y hongos, en condiciones naturales del medioambiente.
  • Los productos biodegradables al ser reducidos derivan en agua, biomasa o dióxido de carbono. En cuanto al material compostable, después de procesado se convierte en abono o compost.

Alrededor de estos conceptos existen marcadas diferencias, ya que su concepción ha variado en el tiempo y dependiendo del país. Esto ha ocasionado que se vendan productos como “biodegradables” cuando realmente requieren otros factores para descomponerse por completo.

Por ello, creemos que es importante establecer criterios más concretos para definir cuáles materiales son en efecto compostables o biodegradables.

Además, estos compuestos no desaparecen por arte de magia entre los demás desechos. La realidad, es que en condiciones de poco oxígeno (como en los vertederos), producen metano y generan altos niveles de contaminación.

De ahí que sea indispensable conocer con mayor profundidad cómo se desarrollan sus procesos para tomar las mejores decisiones.

Biodegradable o compostable: propiedades de los envases desechables

A continuación, te explicamos con mayor profundidad cuáles son las características de los contenedores biodegradables o compostables:

Envases compostables

Estos recipientes se elaboran a partir de materiales orgánicos, que se pueden reintegrar a la naturaleza con métodos de compostaje. Aquellos envases fabricados con cartón y papel, requieren ser triturados, controlando la temperatura y añadiendo enzimas para acelerar el proceso. Actualmente, existen varios servicios de recolección que se adhieren responsablemente a las exigencias comerciales desde una visión comprometida con el medioambiente.

>  PLA: bioplástico inerte para el planeta
Cubiertos compostables de PLA

En algunas regiones los envases compostables pueden ser tratados en instalaciones certificadas que se han especializado en estas tareas. En ellas podrás incluir embalajes en el mismo lugar que los residuos de comida y en otros deberás separarlos previamente. De los diversos materiales compostables para tus envases, destacan el cartón y papel ya que se pueden reducir desde múltiples técnicas.

También, existen materiales como el bambú, caña de azúcar y almidón de maíz, que ofrecen resultados de compostaje muy efectivos. Es importante comprobar las descripciones que sugiere cada producto individualmente, para incrementar la eficiencia del proceso. En conclusión, si el envase está hecho de materiales orgánicos es posible incluirlo en algún método de compostaje.

Recipientes biodegradables

Son aquellos envases creados con materiales que se descomponen por la acción del entorno en el menor tiempo posible. Esto implica que tienen la capacidad de ser reducidos para integrarse en la naturaleza sin la influencia humana.

Los envases biodegradables han presentado una solución a los problemas de desecho ocasionados por los materiales tradicionales. Este es el caso de los biopolímeros de origen vegetal, con alta efectividad en su descomposición natural. Con ellos, se ha potenciado la preservación de los alimentos con materiales de calidad transpirables y resistentes al agua.

Biodegradable o compostable: aprende a diferenciar la degradabilidad de los envases

Ciertamente, son una excelente opción para los productos que deben almacenarse o transportarse durante largos períodos de tiempo. Por otra parte, existen algunas instalaciones que aceleran la eliminación de biodegradables a través de luces ultravioleta y altas temperaturas.

La biodegradación es un proceso natural que se puede enmarcar en tres fases:

  1. El biodeterioro: Se trata de una degradación más superficial, que afecta las propiedades químicas, físicas y mecánicas del compuesto.
  2. La biofragmentación: Consiste en un proceso a través del cual los enlaces del material se fragmentan. En consecuencia, producen monómeros y oligómeros para sustituirlos.
  3. La asimilación: Los productos resultantes del proceso anterior se consolidan en una nueva estructura llamada células microbianas.

El problema de los envases pseudobiodegradables

¿Biodegradable o compostable? A veces no es tan simple. Actualmente hemos visto en el mercado, como algunas empresas promueven deliberadamente supuestos productos “ecológicos” que contrariamente al significado de esta palabra necesitarán décadas para biodegradarse completamente. Además, son frecuentes los casos donde una organización etiqueta su mercancía de forma que “parezca ecológica” cuando realmente está fabricado de sustancias no naturales.

Es común escuchar palabras como “degradables” para engañar a clientes ecofriendly que desean contribuir con el cuidado del entorno. Sin embargo, esta expresión incluye a los envases que requieren productos químicos para su descomposición y generan residuos tóxicos.

De hecho, en ocasiones son mucho más dañinos que los productos convencionales, ya afectan el equilibrio ambiental en niveles superiores.

>  Recipientes eco aptos para congelar comida

Envases biodegradables y compostables. ¿Son realmente una solución?

Estamos completamente seguros que los envases compostables y biodegradables que son desechados adecuadamente, representan la mejor alternativa sostenible. Ya que ayudan a extender la vida en nuestro planeta, y ofrecen una gran solución contra la cultura del desecho. De hecho, supera en muchos aspectos al reciclaje ya que este pierde su efectividad después de varios ciclos.  

Actualmente, estamos viviendo los primeros pasos de un cambio en el comportamiento global que nos empuja hacia una vida más ecológica. El surgimiento de instalaciones industriales de compostaje y biodegradación, supone la eliminación de la gestión de desechos como hoy la conocemos. Y crea un panorama alternativo interesante hacia la resolución de los problemas de los vertederos de manera permanente.

Y a medida que este movimiento siga creciendo, el compostaje puede ser practicado desde tu casa sin ningún inconveniente. De hecho, hoy existen métodos que no requieren grandes esfuerzos y que son de gran ayuda para el medioambiente.

¿Cómo puedes identificar un producto biodegradable o compostable?

En este momento ya tienes claros los conceptos básicos y sus aplicaciones en el sector industrial vinculado a los empaques. Ahora, debes aplicar estos conocimientos más a fondo hacia el consumo cotidiano de alimentos y bebidas. Algunos materiales debido a su naturaleza son fácilmente identificables como biodegradables y no requieren acreditaciones.

Estos son los casos de los recursos de origen animal y vegetal como verduras y frutas. Sin embargo, actualmente se aplican tecnologías que han llevado más allá los límites, al punto de crear materiales como los bioplásticos. Estos son similares al plástico tradicional y por ello deben ser etiquetados para acreditarlos adecuadamente y evitar malos entendidos.

En nuestro continente las certificaciones más reconocidas son otorgadas por la empresa TÜV Austria-Vinçotte, y seguidamente te las describimos:

  • OK Biodegradable: Ofrece información y garantías sobre el tiempo requerido para la biodegradación y cuál entorno es necesario (aire, agua o tierra).
  • OK Compost: Incluye el sello OK Compost Home, que confirma si el producto puede ser compostado en el hogar. Y también, el OK Compost Industrial que señala que está hecho de materiales que requieren tratamientos industriales para degradarse.

Los residuos biodegradables y compostables deben depositarse en el contenedor marrón, que corresponde a los desechos orgánicos. La única excepción a esta norma, corresponde a los vasos y platos de papel limpios (sin restos de comida). Estos últimos deben desecharse en el contenedor azul, que está dispuesto para colocar los residuos de cartón y papel.

De esta manera, concluimos este artículo sobre envase biodegradable o compostable y los beneficios que unos y otros ofrecen a tu empresa. Utiliza esta información para optimizar tus servicios de embalaje y alcanzar nuevos estándares de calidad.

Y no olvides pasar por nuestro boletín informativo y suscribirte para recibir valiosos consejos sobre productos sostenibles como los que hemos traído en este artículo sobre biodegradable o compostable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestras Newsletters