fbpx

Cultivo hidropónico: te contamos los secretos de esta técnica

tecnica-cultivo-hidropónico-portada

La técnica del cultivo hidropónico permite cultivar alimentos frescos, con rico sabor y excelente valor nutritivo. Por eso, actualmente se ha convertido en el sistema más eficiente y ecosostenible, comparado con la siembra tradicional.

Desde Greenuso queremos contarte todo lo que necesitas saber sobre este tipo de cultivo. ¡No te pierdas ningún detalle!

¿Qué es el cultivo hidropónico?

El cultivo hidropónico es una técnica que sustituye la tierra por otros elementos tales como el agua, cortezas, arena, grava, etc. De esta manera, las plantas reciben una solución nutritiva disuelta en agua que les garantiza un óptimo desarrollo.

Esta solución añadida al agua proporciona componentes minerales como el nitrógeno, potasio, calcio, magnesio, fósforo, hierro o azufre, entre otros. Todos estos resultan esenciales para que las plantas crezcan sanas y sus frutos tengan buen tamaño, sabor y aroma.

¿Para qué sirve el cultivo hidropónico?

Este proceso sirve para beneficiarnos de la agricultura aunque no dispongamos de terreno para ello. Esto implica que incluso en espacios urbanos podrás hacer huertos altamente productivos.

Esta técnica hidropónica permite la reutilización del agua a través de un sistema de circulación continuo. Por lo tanto, se vuelve un método viable en espacios urbanísticos donde el agua llegue escasamente.

Además, los cultivos hidropónicos aumentan el rendimiento y mejoran la calidad de producción utilizando menos espacio y recursos.

Por otra parte, como los huertos hidropónicos se desarrollan en espacios cubiertos, la siembra no se verá afectada por condiciones climáticas adversas permitiendo así que haya cosecha durante todo el año.

tecnica-cultivo-hidropónico-cuerpo

Beneficios del cultivo hidropónico

Estos son algunos de los muchos beneficios que te aportará tener tu huerto hidropónico en casa:

  • No requieres invertir en herbicidas, ya que, al carecer de tierra, tu huerto no será invadido por mala hierba.
  • Con esta técnica de cultivo sin tierra no lidiarás con la presencia de parásitos y bacterias.
  • No deberás preocuparte por la erosión de los suelos.
  • Te permitirá ahorrar un poco, ya que no gastarás en abono y fertilizantes.
  • No requiere un gran espacio para su elaboración, por lo tanto podrás realizarlo en casa aunque no tengas patio o jardín.
  • Ahorrarás buen dinero produciendo tu mismo las verduras, frutas y hortalizas que consumirás en casa.

¿Cómo se hace un cultivo hidropónico?

En Greenuso somos amantes de lo natural, por eso te explicaremos al detalle cómo se hace un cultivo hidropónico:

Materiales:

  • Tuvo PVC del largo que prefieras.
  • Fibra de coco o cualquier otro material que te sirva como sustrato.
  • Plántulas para trasplantar.
  • Recipiente para almacenar el agua.
  • Solución nutritiva.

Procedimiento:

  1. Lo primero que deberás hacer es determinar en qué espacio de tu vivienda o huerto ubicarás tu cultivo hidropónico.
  2. Una vez ubicado un lugar, perfora el tubo PVC con aberturas grandes y equidistantes como si fuera una flauta.
  3. Pon el tubo con los agujeros hacia arriba.
  4. Deja una ligera inclinación por uno de sus bordes para que circule el agua.
  5. Ahora rellena el interior del tubo con la fibra de coco.
  6. Posteriormente, procede a trasplantar las plántulas a cada uno de los orificios del tubo.
  7. Por otro lado, mezcla el agua con la solución nutritiva dentro del recipiente.
  8. Una vez lista la mezcla, introdúcela por el lado alto del tubo hasta que se humedezca bien la corteza de coco.
  9. Sólo falta recuperar en un recipiente el excedente que saldrá por el otro lado del tubo para usarlo en el próximo riego.
  10. Finalmente, recuerda que este riego manual deberás realizarlo periódicamente.

Plantas apropiadas para cultivos hidropónicos

No todas las plantas pueden cultivarse con la técnica hidropónica. Por ejemplo, las que tienen frutos subterráneos como las zanahorias, batatas y cebollas las mataría el exceso de humedad.

Sin embargo, existen muchas otras que sí se desarrollan perfectamente en este tipo de cultivos y a continuación te las presentaremos:

  • Menta: su cultivo en agua es realmente sencillo.
  • Orégano: se dan a través de estacas en agua.
  • Cilantro y perejil: requiere mantenimiento mínimo para crecer abundantemente.
  • Lechuga y espinaca: opciones excelente para cultivo hidropónico.
  • Apio: crecen limpios y con un color llamativo.
  • Tomate: sus semillas se germinan aparte y luego se trasplantan.
  • Salvia: sus raíces en agua prosperan con mayor velocidad.

Hoy en día, muchas personas alrededor del mundo han confiado en esta técnica y ya cuentan con su propio cultivo hidropónico en casa. ¿Qué dices? ¿Te sumas tú también?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *